Quiromasaje

El Quiromasaje activa la capacidad de curación de nuestro organismo.

El Quiromasaje se centra en los trastornos del sistema músculo-esquelético y el sistema nervioso, y los efectos de estos trastornos en la salud general. Es una de las técnicas más utilizadas para el tratamiento de los dolores musculares, incluyendo el dolor de espalda, dolor de cuello, dolor de los brazos o las piernas, y dolores de cabeza.

En muchos casos, tales como dolor de espalda, el masaje puede ser el método principal de tratamiento. Cuando existen otras condiciones médicas, el masaje puede complementar o apoyar el tratamiento médico por el alivio de los aspectos músculo-esqueléticos asociados con la enfermedad.

¿En qué consiste el tratamiento?

El/La quiromasajista primero evalúa a los pacientes a través del examen clínico, diagnóstico por imágenes y otras intervenciones de diagnóstico para determinar si el tratamiento quiropráctico es apropiado o cuando no es apropiado.

El plan de tratamiento puede incluir uno o más ajustes manuales en los que el quiromasajista manipula las articulaciones para mejorar el rango y la calidad de movimiento. Los objetivos del tratamiento incluyen la restauración de la función y la prevención de lesiones, además de respaldar el alivio del dolor.

Principales efectos

  • Mecánicos: en referencia a como las fuerzas mecánicas relacionadas con cada maniobra afectan a los tejidos.
  • Terapéuticos: cuando se utiliza el masaje para mejorar la función circulatoria, recuperar la movilidad restringida entre los tejidos dañados, aliviar y/o reducir el dolor, o para optimizar la conciencia sensorial. En el momento en que el masaje proporciona apoyo humano, relajación y bienestar, ayudando en la recuperación y el mantenimiento de la salud se convierte, aun sin pretenderlo, en un acto terapéutico.
  • Deportivos: cuando se efectúa para preparar a un deportista con finalidad competitiva antes, durante y después de la práctica del mismo.
  • Psicológicos-anímicos: el contacto de la mano experimentada proporciona calma, seguridad y confort a la persona tratada, le proporciona relajación, a la vez que regula y alivia la tensión psicofísica.